Creatividad musical, aptitud musical y rendimiento académico

    Referencia: 

    Valverde, F.J.; Ferrando, M.; Prieto, L.; Soto, G. (2013). Creatividad musical, aptitud musical y rendimiento académico. Psicologia, Educação e Cultura., vol. XVII, N 2, 85-101 [ISSN 0874-2391]

    Link: 

    http://pec.ispgaya.pt/edicoes/2013/PEC2013N2/index.html

    Resumen

    Ha habido distintos estudios que relacionan las habilidades creativas de los estudiantes con  su inteligencia o aptitud cognitiva (e.j. Kim, 2005; Preckel et. al 2006; Palaniappan, 2007; Naderi y  Abdullah, 2010) y con su  rendimiento académico (i.e. Anwar et al. 2012; Naderi, 2009; Olatoye, et  al. 2010; Palaniappan, 2007), dichos estudios suelen partir de la concepción de que la creatividad  es una habilidad general y, por tanto, un alto rendimiento en las pruebas de creatividad gráfica es  extrapolable a otros dominios como la creatividad matemática o la científica. En los últimos años  se  viene  reconociendo  que  la  creatividad  más  que  una  habilidad  general  es  una  habilidad  específica  (Baer  2010;  Lubart  y  Guignard,  2004;    Plucker  y  Zabelina,  2009).  Nuestro  interés  es  estudiar la creatividad y el rendimiento académico en el área especifica de la música.  Un total de  68  alumnos de 1º, 2º y 3ª de la Educación Secundaria participaron en este estudio. La creatividad  musical se midió utilizando distintas tareas: a) el test de Wang (1985) se utilizó la primera prueba  en la que el alumno debe hacer tantos sonidos como pueda con distintos objetos; se adaptó a las  edades de los estudiantes de Educación Secundaria ya que la prueba de Wang fue diseñada para alumnos de edades inferiores; b) el test de Vaughan (1977), de éste se utilizaron las tareas diálogo  rítmico e improvisación rítmica; y c) el test de Webster (1979), que se utilizaron las tareas Lluvia y  Batalla  espacial.  Además,  se  utilizaron  dos  tareas  diseñadas  por  Valverde  (2011),  que  son:  la  melodía instrumental y la melodía cantada. El rendimiento académico de los alumnos se obtuvo  según  las  calificaciones  obtenidas  en  las  distintas  áreas  curriculares.  La  aptitud  musical  fue  evaluada utilizando el test de Seashore (1923). Los datos son analizados en cuanto a relaciones  entre los tres constructos (creatividad musical, aptitud musical y rendimiento académico –general  y rendimiento en el área de música); y comparando las medias en el rendimiento académico y la  aptitud musical dependiendo del nivel de creatividad musical de los alumnos.    

    Palabras clave:

    Creatividad específica, Creatividad musical, Aptitud musical, Rendimiento  académico.